Etapas de cesación de pago

Etapas finales al momento de cesar pagos.

Muchas veces suele pasar que confundimos el termino concurso de acreedores con quiebra. A continuacion expondremos en que consta cada etapa.

La Constitución de la Nación Argentina dispone en el art. 75 inciso 12 que corresponde principalmente al Congreso dictar leyes en general para toda la Nación sobre numerosas cuestiones entre las que está incluida la ley de bancarrotas, quedando reservada su aplicación a las respectivas jurisdicciones. De esta forma, siempre que sea coincidente con los principios de celeridad y economía de métodos, van a ser de aplicación en esta materia los códigos de métodos de cada jurisdicción en aquellas cuestiones que no se hallen expresamente tratadas en la ley nacional de concursos y quiebras.

La Ley de Concursos y Quiebras 24.522 (LCQ) comprende tanto a personas físicas como a personas jurídicas, se hallen éstas últimas registradas o no.
La competencia corresponde al juez del domicilio del moroso y, en la situacion de personas jurídicas no registradas, al juez del lugar en el que esté la gestión de los negocios y en el supuesto de abarcar diferentes jurisdicciones a la del lugar primordial.

La LCQ comprende dos enormes institutos, el concurso preventivo y la quiebra y es un requisito para la apertura de los dos el estado de insolvencia o de cesación de pagos.

El concursopreventivo tiene por finalidad evadir la quiebra del moroso, lo que conseguirá éste negociando con sus acreedores. La negociación puede gestionar frente el tribunal, o tener un trámite fuera de la justicia llamado, exactamente, “acuerdo preventivo extrajudicial”.

En caso de quiebra se procede a la liquidación de los activos del moroso para utilizar los fondos de esta forma obtenidos a anular sus deudas.

El trámite de admisión de los acreedores en los dos institutos es semejante. Hay que enseñar un pedido frente el síndico enseñando las causas del origen del crédito y el monto, acompañando en el pedido la documentación correspondiente. De igual modo, como algunos créditos tienen la posibilidad de tener opciones hay que invocarlas para que sean reconocidas.

Concurso preventivo

El trámite de concurso preventivo sólo puede ser iniciado por el moroso. Para los acreedores la ley contempla la oportunidad de soliciar de manera directa la quiebra de su moroso, quien puede evadir paralelamente la afirmación de quiebra pidiendo la apertura de su concurso preventivo.
Iniciado el desarrollo de concurso preventivo el moroso mantiene la gestión de sus bienes bajo la supervisión del síndico.

La finalidad de este trámite es que el moroso negocie con sus acreedores una satisfacción para sobrepasar el estado de insolvencia. El moroso es libre de enseñar la iniciativa que considere mejor para sus acreedores.

Para escapar del estado de insolvencia el moroso debe conseguir la conformidad de sus acreedores en una doble mayoría de capital y personas y la aceptación judicial de su iniciativa. En caso opuesto se afirma la quiebra.

En caso de aceptación de una iniciativa en el desarrollo de concurso preventivo, su posterior incumplimiento acarreará la quiebra del moroso.

El trámite de concurso preventivo admite su aplicación a los conjuntos baratos, estén estos integrados asi sea por personas físicas o jurídicas y comprende a todas la gente que lo tienen dentro. Lo que pide la ley para recurrir a este trámite es que por lo menos uno de sus pertenecientes se encuentre en insolvencia. La competencia en esta situación corresponde al juez del domicilio del integrante con más grande activo y tramita el desarrollo de concurso preventivo de cada integrante por separado.

El trámite del acuerdo preventivo fuera de la justicia es -en su esencia- un concurso preventivo abreviado e informal en parte de su tramitación. En este centro el moroso no está forzado a negociar con todos los acreedores sino sólo con esos que conformarían la doble mayoría del concurso preventivo y, conseguidas las conformidades de sus acreedores, debe someter el acuerdo a la homologación judicial. El acuerdo homologado por este trámite es oponible a todos los acreedores.

La quiebra

Ante la quiebra del moroso éste es desapoderado de sus bienes, los que son vendidos para anular los créditos admitidos.

Al estado de quiebra el moroso puede llegar por: a) su pedido de quiebra; b) que un acreedor formule el pedido de quiebra; c) por fracasar el trámite de concurso preventivo; d) por incumplir el acuerdo aprobado en un trámite de concurso preventivo; e) por extensión por ser integrante de una sociedad con compromiso sin límites y f) por extensión de otra quiebra, si se dan algunos teóricos de la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *